Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

Historia y objetivos

Breve historia del 'Darwinion'

En la historia del Instituto de Botánica Darwinion pueden reconocerse varios períodos. El primero de ellos comienza con el origen del mismo, que se remonta al año 1911, fecha en que el doctor Cristóbal M. Hicken organizó en Villa Progreso, partido de San Martín, su laboratorio particular.

Hicken nació en Buenos Aires el 1 de enero de 1875 y en 1906 obtuvo su grado de doctor en Ciencias Naturales; realizó su tesis sobre helechos siendo alumno destacado del profesor Eduardo L. Holmberg. Desplegó una notable actividad docente como Profesor de diversas materias en las Facultades de Agronomía, de Ingeniería y Ciencias Exactas y Naturales. Su intensa actividad científica dio lugar a casi un centenar de publicaciones sobre diversos temas botánicos.

IBODAEn la década del '30 Hicken comenzó la construcción de un nuevo edificio en el Barrio Parque Aguirre en San Isidro. Cuando ya estaba disponiendo la mudanza al nuevo edificio, falleció repentinamente el 11 de marzo de 1933, a los 58 años de edad. En su testamento estableció el legado del Darwinion al gobierno de la Nación, que por decreto 40.581 del 19 de abril de 1934 aceptó la donación estableciendo textualmente: "El Darwinion se destinará exclusivamente a investigaciones científicas relativas a la botánica bajo la dirección y administración de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales". El legado de Hicken constituye un acto altruista y ejemplar de amor a su patria y a la ciencia, que establece las bases para el desarrollo de lo que ha llegado a ser el Darwinion en la actualidad.

Después de un lapso de tres años durante los que la Academia realizó el traslado de las colecciones al nuevo edificio y la organización del Instituto, el 28 de diciembre de 1936 se inauguró éste en un importante acto. Comienza así un segundo período en el que fue designado el ingeniero agrónomo Arturo Burkart como director del Instituto y estuvo secundado por un grupo de activos colaboradores. Burkart dirigió brillantemente el Instituto durante casi cuatro décadas. Con gran dedicación transformó paulatinamente el laboratorio particular de Hicken en un instituto botánico de importancia internacional. Con su constante acción incrementó el herbario mediante viajes de campo y canje de duplicados, engrandeció la biblioteca, amplió considerablemente el edificio y simultáneamente realizó una importantísima labor de investigación taxonómica de alto nivel, formando discípulos dentro y fuera del Instituto. En 1970, con la clara visión del doctor Bernardo A. Houssay, presidente del CONICET, quien conocía muy bien la importancia decisiva del Darwinion para el futuro de la botánica argentina, se firmó un convenio entre el CONICET y la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales mediante el cual el CONICET comenzó a prestar apoyo económico al Darwirnion. Se inició así una tercera y brillante época para el Instituto, donde fue posible realizar la adquisición de nuevo instrumental, la designación de personal científico en la carrera del investigador, de becarios y de personal de apoyo a la investigación. Desgraciadamente, a poco de comenzar esta época se produjo el fallecimiento de Arturo Burkart, el 25 de abril de 1975. Poco después se hizo cargo del Instituto otro sobresaliente botánico de relieve internacional el doctor Angel L. Cabrera, especialista en compuestas y excelente fitogeógrafo, que continuó la obra de engrandecimiento de la institución y llevó a cabo otra ampliación del edificio durante lo que podría considerarse un 4º período (1975-1982). En ese lapso se duplicó el número de investigadores y de becarios y se aumentó considerablemente el personal técnico, lo que permitió mejorar varios aspectos de la labor de la institución. Un 5º período se inicia en 1983, cuando el doctor Juan H. Hunziker se hace cargo de la dirección del Instituto con la colaboración del licenciado Juan C. Gamerro, como Subdirector. Durante esta gestión (1983-1998), se iniciaron nuevas líneas de investigación en el Darwinion: citogenética, palinología, embriología y sistemática filogenética. Se destaca el incremento en equipos de microscopia, que incluye fotomicroscopios, lupas estereoscópicas, un Microscopio Electrónico de barrido, etc. y una importante ampliación en el edificio, consistente en seis gabinetes de trabajo, concretada en 1993. Finalmente, se debe resaltar la fructífera labor emprendida para mantener y acrecentar el acervo bibliográfico de la Institución. En 1988 el Instituto recibió la designación de "Miembro de Honor"; de la Fundación Miguel Lillo y en 1989 el premio "Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria" otorgado por dicha Academia argentina.

A partir del año 1998, se hace cargo de la dirección, el Dr. Fernando O. Zuloaga, con la colaboración del Dr. Osvaldo Morrone como Subdirector. Se prosigue con las líneas tradicionales de investigación así como con los proyectos en curso. A partir del año 2000, se incorporaron como nuevos campos de investigación en la institución dos disciplinas: arqueobotánica, biología molecular, botánica económica y etnobotánica. En estos dos años se acrecentó el número de becarios y técnicos.

En septiembre de 2001, recibió la medalla de honor "Fundación Rómulo Raggio", otorgada por la misma a las Instituciones de Investigación Botánica más destacadas del país. Finalmente, en abril de 2003 se recibió el premio "Conservar el Futuro", otorgado por la Administración de Parques Nacionales, Presidencia de la Nación.

Objetivos

Identidad y pertenencia

El Instituto de Botánica Darwinion (IBODA) es una unidad ejecutora dependiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), y de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Objetivos y funciones